Conoce a nuestros alumnos

Jorge de Ory

jorge-de-ory

 

 Gestión y Evaluación de proyectos europeos

comillas-doradas El Máster me proporcionó una aproximación teórica amplia y diversa sobre la realidad de las ayudas europeas a proyectos, desde lo cual la parte que más me interesa es la relativa a proyectos de desarrollo y de ayuda humanitaria. Ya en puestos de trabajo anteriores al actual me resultó de mucha utilidad, y para mi trabajo actual en Boston me está ayudando mucho el conocimiento adquirido al respecto. comillas-doradas2

 


 

Pregunta: Jorge, ¿Podría comentarnos a que se dedica actualmente? ¿En qué consiste su trabajo?

Respuesta: Trabajo en el sector de la cooperación internacional desde hace casi quince años. Ahora mismo estoy trabajando en la sede central de Oxfam America, en Boston, creando procedimientos para mejorar la forma en que esta ONG gestiona subvenciones de grandes donantes internacionales como la Unión Europea, agencias de Naciones Unidas como el PMA o UNICEF, o agencias de cooperación como la DFID británica o el Ministerio de Asuntos Exteriores holandés. Mi trabajo, por tanto, implica por una parte conocer en detalle las normativas y requisitos que estos organismos establecen para acceder a sus subvenciones, y por otro lado profundizar en los procedimientos internos de trabajo que existen en Oxfam America para poder adaptarlos a las exigencias de los donantes con los que trabaja o quiere trabajar.

Oxfam America formamos parte de Oxfam Internacional, una confederación de ONG de Desarrollo de la que también forma parte la española Intermón.

 

P: Dada su profesión ¿Qué aportes buscaba principalmente en un programa de máster como el que ha elegido?

R: Cursé este Máster hace ya varios años. En aquellos momentos llevaba ya tiempo trabajando en el sector de cooperación internacional, pero mis estudios universitarios no habían estado directamente relacionados con este campo (soy Licenciado en Psicología), y salvo algunos cursos de especialización en evaluación de proyectos, no tenía una base académica específica sino que lo que sabía lo había aprendido desde mi propia experiencia diaria.

Me planteé entonces que debía complementar mi experiencia en cooperación al desarrollo con una formación de postgrado que estuviera directamente relacionada con el tema. No quería hacer un Máster genérico en cooperación al desarrollo, porque corría el riesgo de no aprender nada nuevo, sino alguno que me permitiera profundizar de manera específica en algún campo concreto que no conociera. Me di cuenta entonces de que hasta ese momento mi experiencia se había centrado en donantes españoles (tanto la AECID, que entonces aún no llevaba la D al final del nombre, como Comunidades autónomas y ayuntamientos), y que era muy importante aprender sobre la Unión Europea, que tiene entre sus mandatos la ayuda al desarrollo en países del Sur y era (y es, de hecho) uno de los principales actores internacionales en este sector. Y así fue como llegué al Máster en Gestión y Evaluación de Proyectos Europeos del IECS.

 

P: ¿Cuáles son los aspectos más positivos que destacaría de los contenidos del Máster y de la formación que ha recibido en nuestro Instituto?

R: En relación a los contenidos, me ayudaron a entender las instituciones europeas, la manera en que se toman decisiones en las mismas, y desde una perspectiva más concreta y específica, cómo se estructuran y gestionan los fondos europeos disponibles para proyectos, incluidos los de cooperación internacional.

En cuanto a la modalidad formativa, destacaría la libertad dada a cada alumno para organizarse su propio ritmo de aprendizaje y el envío de trabajos según sus propias posibilidades y situación, pero al mismo tiempo sabes que tienes la disponibilidad de tu tutora para consultas siempre que lo necesitas. Yo hice el máster con algunos trompicones, porque me coincidió en una época en que tuve varios viajes y no me era posible seguirlo con la regularidad que me hubiera gustado, pero en este sentido tuve tutoras que me apoyaron y ayudaron en mi proceso de aprendizaje, sobre todo en esos momentos complicados en que tienes que retomar después de haber estado varias semanas desconectado.

 

P: ¿Cuál es su opinión sobre el e-learning? ¿Cuál es la ventaja de cursar un máster en la modalidad  ON-LINE?

R: Para quienes estamos ya inmersos en una actividad profesional y por tanto no disponemos de excesiva libertad de horarios como para atender clases de forma presencial, la educación a distancia es una alternativa muy buena para poder seguir reciclándonos y aprendiendo contenidos de interés para nuestra práctica profesional. Y dentro de las modalidades a distancia, las posibilidades del acceso a Internet permiten enriquecer mucho esta experiencia. En el caso del IECS me resultó particularmente cómoda la libertad que se daba a cada alumno para adaptar el ritmo de aprendizaje a nuestras posibilidades reales. He hecho otros cursos a distancia en los que se exigía la entrega de trabajos en fechas determinadas, con lo que la libertad que se ganaba al no tener que asistir a clases se perdía al tener que adaptarse al ritmo establecido por los gestores del curso.

 

P: En un mundo cada vez más exigente con los profesionales y teniendo en cuenta el área de académica formación que ha elegido, ¿Cómo cree usted que se debe enfrentar y preparar para esto el profesional de hoy en día?

R: Es importante ante todo ser consciente de que el sector de la cooperación internacional es un mundo profesionalmente muy exigente. Me temo que aun hoy en día subsiste una idea un tanto romántica del trabajo en las ONG, que se tienden a ver como organizaciones filantrópicas poco profesionalizadas gestionadas desde la buena voluntad y con pocos niveles de exigencia, cuando la realidad es que en lo que se refiere a estructura y organización interna se diferencian muy poco de las empresas privadas. Para trabajar en una ONG se requieren conocimientos específicos, capacidad de trabajo bajo presión, idiomas, disposición para adaptarse a realidades culturales diferentes… Se dice rápido, pero no es fácil reunir este perfil..

Y, por supuesto, es imprescindible conocer el contexto político y económico tanto de los países en que se ejecutan los proyectos como de los que actúan como donantes. Es en este sentido donde resulta muy importante tener una buena formación, y no quedarse en eso sino seguir en permanente actualización y aprendizaje. En las ONG actuamos sobre realidades que cambian; es más, actuamos para contribuir a cambiar esas realidades, por tanto lo que hayamos aprendido antes probablemente ya no sea aplicable pasado un tiempo.

 

P: Según su experiencia y para aquellos alumnos que estén interesados en formarse en lo relativo al tema... ¿Cuáles considera son los aspectos más relevantes que deben tener en cuenta?

R: Que se tomen su tiempo para valorar qué es lo que necesitan estudiar para su práctica profesional, y que una vez decidido esto, recopilen con calma toda la información disponible sobre las ofertas existentes, los contenidos impartidos en cada una de ellas, la modalidad de aprendizaje, quiénes son los tutores o educadores, y por supuesto, los precios y si existe la posibilidad de obtener becas o ayudas. Hoy en día Internet facilita mucho la búsqueda de este tipo de información. Un master es algo en lo que se va a invertir tiempo y dinero, y no está de más asegurarse de que esa inversión va a merecer la pena.

Una vez elegido, hay que tener disciplina y marcarse plazos, para no caer en el riesgo de que pasen los meses y no se progrese o incluso se abandone. Y no dudar a la hora de aplicar lo aprendido en la práctica del trabajo diario.